La principal razón de por qué no debes dormir con las manos en el pecho


Aunque parezca un simple cuento, dormir boca arriba y con las manos en el pecho, aumenta la probabilidad de que tengas pesadillas, debido a que durante el sueño, la respiración se torna más profunda y pausada con el fin de oxigenar el cerebro, así mismo el metabolismo se vuelve más lento, y toda la energía física se emplea en el procesamiento de la información neurológica.


Al dormir de está manera, las manos presionan el pecho, provocando que la cantidad de oxigeno que va a tu cerebro sea más limitada, el cerebro tiene que esforzarse más con la poca energía que tiene en esos momentos, y las ensoñaciones tienden a volverse caóticas y confusas, ocasionando en su mayoría de veces las famosas "Paralisis de Sueño", lo que es el primer paso para sentirse en una "Pesadilla".



La parálisis del sueño es un estado en el cual, uno se encuentra paralizado al principio del sueño o al momento de despertarse, cuando estás en plena Parálisis de sueño, estás mentalmente despierto, pero físicamente dormido y paralizado.

Es una condición desconcertante que puede ir acompañada de terribles alucinaciones, hasta sentir que de verdad te están tocando o que se te suben encima.


La sensación de insensibilidad total del cuerpo durante la parálisis del sueño va normalmente acompañada de otros síntomas, como la sensación de asfixia, disminución de la frecuencia cardíaca, la sensación de ser arrastrado, etc. Obviamente, este no es el tipo de experiencia del sueño más placentera, pero no es peligrosa.

¿Por qué? Porque es una condición humana común. Es un mecanismo de protección que previene que actuemos en nuestros sueños mientras dormimos. Cuando nos quedamos dormidos, se bloquean las señales del cerebro a los músculos, por lo que no movemos nuestro cuerpo físico cuando soñamos que lo hacemos.

¿Y tú, recuerdas la última vez que te dio una Parálisis de sueño o una pesadilla?¿Viste algo?