9 Meriendas nocturnas que puedes comer sin remordimientos



A todos alguna vez nos han dado infinitas ganas de comer durante la noche y no lo hemos hecho por miedo a engordar. Felizmente, siempre hay buenas noticias ¿Sabías que existen algunos alimentos que puedes comer tranquilo y feliz en la noche sin que te causen problemas en el futuro? Lo que tienes que recordar siempre es que los debes comer MODERADAMENTE. 

Según Hiromi Shinya, un cirujano general japonés, las personas debemos de ingerir nuestros últimos alimentos tres a cinco horas antes de ir a dormir, ya que esto puede causar acidez estomacal, mala calidad de sueño y otros. Así que si vas a comer de noche, este es un dato importante que no debes dejar de lado.

En el siguiente artículos te mostraremos algunos alimentos que te quitarán el hambre antes de dormir y son ricos en proteínas, bajos en azúcar, y una carga glucémica (CG) e índice glucémico (IG) bajos. Al final encontrarás un bono con algunos alimentos que no debes de comer.

1.- QUESO


¡Con moderación! Cuando sugerimos comer queso como una merienda de medianoche, estamos hablando de una rebanada de queso, no medio kilo. El queso es un alimento rico en proteínas, por lo que te mantendrá lleno hasta el día siguiente. Puedes usar queso bajo en grasa para comer bocadillos tarde en la noche y así mantener tu peso bajo control.


2.- QUESO COTTAGE Y CUAJADA

El queso cottage o cuajada contiene una proteína llamada caseína. La caseína tiene una tasa de digestión muy lenta, por lo que es el mejor tipo de proteína para esas meriendas nocturnas porque aumenta la sensación de llenura.


3.- HUMMUS

El hummus es una gran fuente de proteínas, especialmente si lo preparas en casa. Si tienes hambre, palitos de zanahoria, pepino y apio con hummus son una excelente opción.


4.- YOGUR

Los científicos han demostrado que el yogur griego es perfecto para comer en las meriendas de medianoche. Es rico en proteínas, bajo en grasas y muy bajo en azúcar. Puedes agregarle algunas frutas o nueces para que te quede aún más delicioso.


5.- GALLETAS

Cuando decimos galletas, nos referimos a las galletas integrales con carbohidratos complejos que son bajas en calorías. Agregar un poco de hummus, una rebanada de queso o un poco de queso cottage hará de esta una deliciosa merienda integral.


6.- PALOMITAS DE MAÍZ

Puede parecerte sorprendente, pero las palomitas de maíz son una merienda muy segura para comer de noche. No nos referimos a las palomitas de maíz de una bolsa de microondas, que están cargadas de mantequilla. Nos referimos a las palomitas de maíz reventadas, ya que así mantendrás tu cintura con tus medidas. Puedes agregar un poco de sal y ajo, hojuelas caseras de chile o algunas hierbas y especias para darle un sabor extra.


7.- HUEVOS

Un huevo es una excelente opción para tus meriendas. Un huevo tiene solo 75 calorías pero es muy rico en proteínas y te hará sentir satisfecho durante más tiempo.


8.- VEGETARIANAS

Las meriendas vegetarianas son las mejores, ya que la mayoría de ellas tienen un IG alto y no sentirás hambre hasta el siguiente día. Prepara para ti con anticipación algunos palitos de apio o zanahoria, o una ensalada mixta de vegetales.


9.-  PLÁTANOS

Aunque los plátanos son bastante altos en calorías, también contienen una gran cantidad de potasio y magnesio, por lo que son excelentes relajantes y una buena opción para tus meriendas. También tienen melatonina, que, de acuerdo con algunas investigaciones, nos da sueño.


BONO: LAS COMIDAS QUE DEBES EVITAR
  • Carbohidratos rápidos: Introduciéndonos en una explicación científica, los carbohidratos rápidos son carbohidratos con un alto CG e IG. La lista es muy larga, pero en general, debes evitar los dulces, pasteles, rosquillas, y demás, todo esto va directamente a tu cintura.
  • Manzanas: Aunque las manzanas son bajas en calorías y están cargadas con todo tipo de nutrientes, es mejor comer solo una por la mañana o al principio de la tarde. La razón de esto es que las manzanas son ricas en fibra y pectina, que se encuentran en su cáscara, por lo que llevan bastante tiempo para digerirse, y pueden perturbar tu sueño.
  • Alcohol: Aunque el alcohol puede provocar somnolencia en algunas personas, puede llegar a deshidratar tu cuerpo y hacerte sentir más hambre. Como resultado, te despertarás con hambre en la noche.
  • Comida picante: La comida picante y salada te deshidrata. Y cuando te levantas durante la noche, lo más probable es que sientas la necesidad de comer.