8 Hábitos diarios que acaban con nuestros dispositivos electrónicos


En la actualidad, ya no podemos imaginarnos el mundo moderno sin numerosos dispositivos electrónicos danzando a nuestro alrededor. Acompañan cada uno de nuestros pasos, simplifican la vida y la hacen más viva y rica. Pero muchos de nuestros hábitos resultan perjudiciales para los equipos y pueden afectar negativamente su vida útil.

1. Llevarte el teléfono inteligente al baño y al aseo



Primero, el teléfono puede deslizarse fácilmente de las manos mojadas y terminar cayendo al agua. Por desgracia, después de un incidente así ya no tendrás que preguntarte por qué empieza a dejar de funcionar.

En segundo lugar, puede ser peligroso incluso para tu propia vida. Si un teléfono inteligente, mientras está cargándose, se cae a la bañera, corres el riesgo de sufrir una descarga eléctrica mortal. No debes pensar que serás extremadamente cuidadoso: los accidentes también los sufren aquellos que precisamente tienen cuidado.

En cuanto al inodoro, los expertos lo tienen claro: incluso 5 minutos en el cuarto de baño con el teléfono pueden acarrear consecuencias negativas para la salud. Esta habitación es uno de los lugares más sucios de la casa: el inodoro y los mangos del grifo están repletos de patógenos. Además, cuando descargas la cisterna, las salpicaduras invisibles al ojo se propagan por todas partes y también llegan a la superficie de tu teléfono inteligente. Y luego llevas el teléfono al dormitorio e incluso a la cocina. De esta manera, tu dispositivo se convierte en un verdadero semillero de microbios.

2. Desayunar con el laptop delante



No importa qué tan cuidadosamente comas, las migajas de los emparedados de la mañana seguramente acabarán cayendo al teclado de la computadora portátil y se atascarán entre los espacios existentes entre las teclas. Incluso si te parece que recogiste con esmero cada una de las migajas, nada evita esto. Y con el tiempo, este hábito matutino provocará que tus teclas se peguen y notes errores con el teclado.

Pero no solo los alimentos y las migajas son los enemigos de las computadoras. Tu taza de café favorita también puede acabar inadvertidamente provocando una catástrofe: un café derramado y el teclado estropeado.

3. Dejar tu teléfono cargando toda la noche



Si cambias tu teléfono cada dos años, es normal que no te preocupes demasiado por esto. Pero si deseas que tu teléfono inteligente te sirva durante mucho tiempo, esta información te será de gran utilidad.

Por lo general, dejamos el teléfono conectado a la red eléctrica durante toda la noche al objeto de que por la mañana el dispositivo esté cargado al 100%. Y no es ningún problema: Edo Campos, un representante del fabricante de baterías Anker, afirma lo siguiente: “Los teléfonos modernos cuentan con un chip que protege el dispositivo de una carga mayor a la requerida”.

Pero la mala noticia es que el dispositivo durante toda la noche se mantiene cargado al 100%, tratando de compensar cada vez que sufre una leve pérdida de carga. Y con el tiempo, esto comenzará a reducir la capacidad de la batería. Además, la de iones de litio no requiere de una carga completa, es más, esto llega a ser contraproducente. El alto voltaje desgasta la batería, por lo que es mejor no cargar el teléfono por completo.

4. Descargar completamente la batería del teléfono



La realidad es que la batería de iones de litio de los teléfonos inteligentes está programada para un cierto número de ciclos completos de carga/descarga de 100 a 0%. Después de unos cientos de ciclos de este tipo, la capacidad de la batería comienza a verse reducida. Así las cosas, es mejor no esperar hasta que el teléfono esté completamente descargado y cargarlo cuando el nivel de la batería baje hasta aproximadamente el 20%.

5. Levantar el laptop por la pantalla
Según cuentan los técnicos que se dedican a la reparación de computadoras portátiles, un 17% de las personas acuden a ellos debido a la aparición de manchas negras en la pantalla. Y, por regla general, dichas manchas aparecen exactamente allí donde es muy cómodo sujetar el laptop por la pantalla. A consecuencia de una presión constante, la matriz se daña y su reparación es un “lujo” bastante costoso.

6. Dejar los dispositivos electrónicos en el auto



Y esto no es solo porque alguien se los pueda llevar. El sobrecalentamiento y el enfriamiento excesivo resultan perjudiciales para los equipos electrónicos. El calor afecta negativamente al procesador y, si la humedad del aire es elevada, además puede formarse una condensación en el interior del aparato.

Si dejas el dispositivo electrónico en una zona fría y durante mucho tiempo, eso dañará la batería y la pantalla LCD. Por lo tanto, no vale la pena dejar un dispositivo en el automóvil, tanto en verano como en invierno, y si pese a saber esto, sucedió, lo mejor es dejar que se enfríe o se caliente alcanzando la temperatura normal antes de volver a utilizarlo.

7. Limpiar los dispositivos electrónicos con productos de limpieza doméstica



La composición de los productos químicos para el hogar, incluso con una descripción “multiusos” puede incluir sustancias que resultan peligrosas para los dispositivos electrónicos. Por ejemplo, no se deben limpiar laptops, computadoras, tabletas, teléfonos con la ayuda de productos de limpieza para ventanas y cristales. Estos contienen amoníaco u otras sustancias que dañan los recubrimientos antiestáticos y antirreflejos de las pantallas. Con el tiempo, estos productos químicos pueden llegar a ser una de las causas de la aparición de grietas, un tono amarillento y neblina en los monitores y las pantallas.

8. Llevarte el laptop a la cama



Cuando llevamos una computadora portátil a la cama con el deseo de ver nuestra serie favorita antes de irnos a dormir, rara vez alguno de nosotros usa un soporte especial. Con frecuencia, se coloca el dispositivo sobre las rodillas, cómodamente, lo cual se antoja muy perjudicial. Las aberturas de ventilación del portátil no se pueden tapar. Es necesario facilitarles un acceso directo al aire; de ​​lo contrario, este se sobrecalentará rápidamente y puede acabar estropeándose.

Y tú, ¿tratas a tus dispositivos electrónicos con sumo cuidado?




Fuente:genial.guru