8 Cosas que un buen dueño no le haría nunca a su perro


Según las estadísticas recientes, solo en Estados Unidos existen 75 millones perros. Después de todo, ¡son de las mascotas más deseadas del mundo! Poseer y entrenar a un can es una de las experiencias más increíbles y gratificantes que cualquiera puede experimentar en su vida. Sin embargo, hay errores importantes que la mayoría de los dueños cometen al tener una mascota, y algunas de esas cosas pueden poner en riesgo la salud de tu perro.

1. Descuidar sus dientes

Según un estudio reciente, 5 de cada 6 dueños de perros no cepillan los dientes de sus mascotas, lo que hace que los veterinarios traten más de 50 casos de enfermedades relacionadas con los colmillos y encías de estos animales al año. Desafortunadamente, el 65 % de los canes que experimentan algún tipo de enfermedad periodontal generalmente no recibe tratamiento, porque sus dueños ignoran los síntomas de esas afecciones.

Una de las razones principales por la que la gente no cepilla los dientes de sus mascotas es porque a estos no les gusta y, debido a eso, tardan mucho tiempo en limpiarlos. Además, algunas personas creen que debido a que alimentan a sus perros con comida seca, no hay necesidad de cepillar su boca, lo cual es un mito. No limpiar los dientes de tus canes puede provocar inflamaciones graves, como la gingivitis.

Se recomienda que todos los dueños de perros cepillen los dientes de estos al menos 3 veces a la semana.

2. Dejarlo encadenado


A veces, dejar a los perros afuera por un pequeño período de tiempo es saludable para ellos, especialmente cuando les gusta estar al aire libre. Pero una correa no es siempre la respuesta a eso. Los canes son por naturaleza animales territoriales, y cuando se los deja en un espacio confinado durante largos períodos de tiempo, su comportamiento se acentúa, por lo que cuando alguien se les acerca se vuelven muy agresivos.

Además, los animales encadenados se desprenden de sus dueños porque sienten que no son amados. Entonces, comenzarán a buscar maneras para escapar , y una vez que consigan lo que desean... no volverán.

Es muy importante dejar a tu mascota afuera por cortos períodos de tiempo y solo ponerle una correa cuando sea absolutamente necesario, por razones de seguridad (por ejemplo, cuando lo saques a pasear).

3. Dejarlo en el automóvil



No importa lo agradable y fresco que esté el clima, el efecto invernadero puede calentar un automóvil en cuestión de minutos, y lo menos que puede pasarle a una mascota encerrada es enfermarse. Cuanto más esperen en un coche demasiado caliente, peores serán las consecuencias para su salud. ¡Hasta podrían morir!

Esto sucede porque los perros tienen glándulas sudoríparas limitadas, lo que les hace sentir el calor mucho más fuerte que los humanos. En algunos países es ilegal dejar a un perro en un automóvil, porque es una situación que amenaza la vida de este, y se considera negligencia y crueldad animal.

Si sales, siempre lleva a tu perro contigo si está permitido hacerlo. De lo contrario, lo mejor será dejarlo en casa.
S ves a un perro encerrado en el auto de alguien, intenta localizar al dueño. Si no lo encuentras, anota el número de placa del automóvil y notifica a las autoridades de inmediato.

4. No llevarlo regularmente al veterinario


Incluso si tu mascota parece bastante sana y se comporta normalmente, debes llevarla al veterinario al menos cada 6 meses. Recuerda que todos estamos bien antes de enfermarnos, y esto aplica a todos los seres vivos. Los doctores pueden detectar síntomas en animales que nosotros ni siquiera notamos.

Algunos dueños de mascotas descuidan la salud de estas porque creen que pueden diagnosticar sus problemas de salud con una búsqueda rápida en Google. Sin embargo, un veterinario es capaz de ver síntomas subyacentes de afecciones médicas o enfermedades no tratadas antes de que sean potencialmente mortales.

Si notas que el apetito de tu perro ha cambiado, que tiene dificultades para respirar o que sus hábitos de bebida han cambiado, debes llevarlo inmediatamente al veterinario. Revisa aquí otros síntomas adicionales que debes vigilar siempre.

5. Sobrealimentarlo



Aunque es posible que adores la apariencia de tu perrito porque se parece a un osito de peluche, la sobrealimentación puede tener un impacto grave en su salud a largo plazo y limitar su vida. Este comportamiento también es considerado maltrato animal. Es importante vigilar siempre el peso de tu perro y hablar con un veterinario sobre los requisitos alimentarios para su dieta. De esta manera, tu mascota se mantendrá saludable y podrás disfrutar de su compañía durante el mayor tiempo posible.

Es importante estimar las calorías que tu perro necesita ingerir en un día además de la cantidad requerida de energía baja mientras este reposa. Dale golosinas saludables y hazlo ejercitarse. Aquí hemos encontrado algunos consejos interesantes que podrían ayudarte a prevenir la obesidad en tus mascotas.

6. Golpearlo



No importa qué tipo de entrenamiento, desorden o cualquier tipo de explicación tengas para golpear a tu perro, eso NUNCA es apropiado, constructivo o incluso legal. Esto hará que el pobre animal se traumatice por la experiencia y se paralice frente a ti.

Y no se trata solo eso, sino que también se volverá distante e incapaz de comunicarse, porque estará demasiado asustado de que todo lo que esté haciendo sea malo. ¡Eso hará que su entrenamiento sea imposible! Según una investigación, los perros responden mejor al refuerzo positivo que al negativo.

Siempre recompensa las buenas acciones de tu mascota en lugar de castigarla cuando no haga algo bien.

7. Poner a tu perro en una jaula como forma de castigo



Algunos dueños ven la jaula como una forma de castigo cuando entrenan a su perro. Pero como mencionamos anteriormente, esto se considera un refuerzo negativo, al cual los canes no responden muy bien.

No importa cuán bien pensada pueda parecer la idea de poner a un perro en una jaula, tiene resultados opuestos a los esperados. En la mente del dueño de un animal, una caja es un espacio cómodo y seguro para la mascota, pero en la cabeza del can, este es un espacio deprimente al que fue confinado por algo que ni siquiera comprende, y eso le causará ansiedad.

En lugar de colocar al perro en una jaula, si es absolutamente necesario aislarlo, es mejor ponerlo en una habitación por unos minutos, con juguetes para ayudarlo a calmarse.

8. Darle de nuestra comida



Hay una muy buena razón por la existen alimentos especiales para perros, y esto es para equilibrar todos los nutrientes necesarios que este necesita sin poner en riesgo su salud. Puede parecer un acto de bondad por tu parte cuando te miran con sus ojos grandes y brillantes, a la espera de obtener un bocado de tu plato, pero esto puede afectar su sistema digestivo y su salud a largo plazo. Por el bien de tu perro, apégate a los alimentos que están diseñados específicamente para él.

Alimentos como las uvas, las pasas y la levadura pueden ser mortales para los perros. Consulta aquí una lista de comidas humanas que los canes no deben ingerir jamás.
¿Alguna vez has hecho alguna de estas cosas? ¿Qué consejos les darías a otros dueños de perros? ¡Cuéntanos en los comentarios a continuación!



Fuente:genial.guru