7 Datos básicos que un día pueden salvar tu vida o la de los demás


La vida está repleta de acontecimientos impredecibles. Incluso si pensamos que no nos ocurrirá nada inusual en el camino de regreso a casa después del trabajo, nada te garantiza que así será. Cada uno de nosotros está siempre poniendo en riesgo su salud y vida en cualquier momento. Y lo principal en este tipo de situaciones es permanecer tranquilo, sereno y dispuesto a tomar la iniciativa y realizar las acciones correctas.

Una linterna con una luz intensa te protegerá en caso de sufrir un ataque

Una pequeña linterna con un haz luminoso puede ser la manera más efectiva de protegerte, mucho más que un aerosol con gas, unas llaves u otros medios de defensa personal. Básicamente, te servirá si te pasa algo en mitad de la noche o en un lugar ciertamente oscuro. Un destello de luz vivo enfocado a los ojos del atacante lo cegará y te aportará cierto tiempo para intentar escapar.

Ten a mano medicamentos antihistamínicos fuertes cuando viajes a lugares nuevos

Viajar puede dar no solo un mar de impresiones agradables, sino también alguna que otra sorpresa, a veces, muy desagradables. Por ejemplo, problemas de salud repentinos: incluso si no sufres de alergias, esto no significa que tu cuerpo vaya a responder con calma a un nuevo clima, plantas, insectos y otras novedades del lugar. Así las cosas, cerciórate de llevar contigo algún medicamento que tenga un efecto antihistamínico.

El bicarbonato de sodio puede ayudar a extinguir un fuego

Si sucede un pequeño incendio en casa y, de repente, no hay agua o queda muy poca, puedes recurrir al bicarbonato de sodio para su extinción. Si han empezado a arder los restos de grasa sobre los fogones, el agua solo avivará la llama. En cambio, el bicarbonato de sodio (NaHCO3) absorbe rápidamente la grasa, por lo que la fuente del fuego quedará destruida.

Si estás atrapado en un incendio de un edificio, muévete por el suelo: el humo se acumulará cerca del techo

Si te ves atrapado durante un incendio y no puedes escapar debido a los obstáculos o porque las llamas son fuertes, trata de permanecer próximo al suelo, así como respirar a través de la tela (recurriendo a tus vestimentas, por ejemplo). De este modo, tendrás la posibilidad de no asfixiarte con el monóxido de carbono y esperar a que acudan en tu ayuda o encontrar un camino para salir. Al fin y al cabo, durante un incendio, el aire más limpio se encuentra por la parte baja de la habitación, mientras el humo se acumula en el techo.

Si alguien resulta herido y el objeto extraño permanece en el cuerpo, no intentes sacarlo

Si has sufrido una herida penetrante y el cuchillo u otro objeto se quedó en tu cuerpo, no te apresures a sacarlo. Esta acción te provocará aún más daño: podrías dañar los órganos internos y causar un sangrado excesivo. En vez de eso, trata de minimizar la pérdida de sangre y busca rápidamente atención médica.

Si necesitas ayuda en un lugar repleto de gente, dirígete a una persona concreta

Tal vez hayas presenciado alguna situación en la que algo terrible le pasa a una persona en un lugar público, por ejemplo, un ataque al corazón, pero los transeúntes pasan sin involucrarse en lo que está sucediendo. La razón de esto responde a un fenómeno psicológico: una multitud de personas no es capaz de realizar ninguna acción porque cada uno piensa que alguien habrá que intervendrá en ese momento y resolverá el problema.

Por lo tanto, si necesitas ayuda urgente, escoge de entre la multitud a una persona concreta y dirígete a ella de forma directa. En este caso, la posibilidad de obtener ayuda será mucho mayor que si se aborda a todos a la vez o te quedas en silencio, esperando la compasión de la multitud.


Cómo escapar de un remolino de agua

Ninguno de nosotros es ajeno a sufrir accidentes en el agua. Si de repente te ves atrapado en un remolino, no entres en pánico: puedes escapar. Y aquí te explicamos cómo:

No debes luchar contra la corriente circular, es mejor ahorrar fuerzas, sin alterar el ritmo de tu respiración. Si sientes que te lleva el remolino, intenta nadar en la dirección en la que rota el agua, saliendo gradualmente a un lado, alejándote del centro del remolino
Si sientes que no puedes hacer frente a la corriente y no consigues desplazarte hacia un lado, lleva más aire a tus pulmones y trata de bucear. Bajo el agua, busca una corriente que no vaya en espiral, sino aquella que lleve a la superficie o a un lado. Esta corriente te sacará del remolino, pudiendo salir a la superficie.
Si notas que en el remolino estás a punto de tropezar con un obstáculo (un tronco o una roca), trata de colocar hacia adelante las piernas o encogerte para no golpear el obstáculo con la cabeza u otros órganos vitales.
Nunca se sabe qué información puede ser útil en uno u otro momento de la vida. Tal vez, algunos de estos datos, aprendidos con este artículo, un día, pueden salvarte la vida o la de tus seres queridos. Si conoces más consejos de este tipo, compártelos en los comentarios.


Fuente:genial.guru