3 Técnicas para aprender a controlar tu sueño y vivirlo como quieras


Aprender a dominar los sueños no es algo tan complicado como parece, pero primero, para los que no sabían de esto, es importante que sepas que a esta experiencia se le llama "sueños lúcidos".

Los sueños lúcidos se entienden de una manera sencilla, simplemente son aquellos sueños en donde nos damos cuenta de que estamos soñando.
Una vez conscientes de la situación, podemos actuar deliberadamente en nuestros sueños, como correr, saltar grandes distancias, volar, tener poderes y todo lo que imagines lo puedes hacer realidad ¿Increíble, no?

Es ese momento donde uno puede 'aprovechar el momento', porque sabemos que nada malo nos puede ocurrir, dado que estamos soñando y somos conscientes de eso.

Tal vez ya te ha pasado antes, pero si te interesa volver a experimentarlo, es necesario saber "recordar los sueños" y aquí te dejaré tres tips para que logres conseguir los sueños lúcidos a tu voluntad.

#1. Lleva un diario de sueños.

  • - Ten una libreta cerca de la cama y escribe tu sueño inmediatamente después de despertarte o en todo caso las emociones y sensaciones que experimentaste justo después de abrir los ojos. De esta manera recordarás más tus sueños, esto es un paso importante para tener sueños lúcidos. Además, no tiene mucho sentido tener el control de tus sueños si olvidas esa increíble experiencia.

  • - Otra opción es que tengas un dispositivo de grabación cerca de tu cama, por ejemplo tú celular.Tal vez recuerdes mejor si guardas tu experiencia en una grabación, por que será más rápido y nombrarás con detalle lo ocurrido en tu sueño.


#2. Haz pruebas de realidad frecuentemente.


  • - Durante el día en diferentes momentos, pregúntate: “¿Estoy soñando?” y realiza una de las siguientes tácticas para verificar si estás en la realidad o no. Con la práctica, empezarás a acostumbrarte a hacerlo en tus sueños también, lo cual te pondrá al tanto de que efectivamente estás soñando.

  • - Lee una página de un texto o mira la hora en un reloj, mira a otro lado y luego vuélvelo a mirar. En los sueños, es frecuente que los textos y el tiempo no se puedan ver o resulten ser diferentes o distorsionados .

  • - Mírate las manos y los pies. Las manos y los pies suelen verse distorsionados en los sueños cuando tratas de observarlos en detalle.


#3. Cuando te despiertes de madrugada o cualquier otro momento, concéntrate en el sueño e  intenta dormir otra vez. 

Si recuerdas el sueño que tenías, piensa en él y vuélvete a dormir, imaginando que tu sueño continúa. Aunque te tome algún tiempo lograrlo, tendrás más probabilidades de tener un sueño lúcido de esta forma.

Importante:


  • - Tener sueños lúcidos es una destreza que se aprende poco a poco, hasta los expertos solo lo intentan 1 o 2 veces por mes. Ten paciencia y sigue practicando las técnicas ya mencionadas o también puedes deducir tus propias técnicas luego de un sueño lucido involuntario. 

  • - Cuando tengas un sueño lúcido, intenta despertarte intencionalmente después de unos minutos. Esto aumenta las probabilidades de recordar más el sueño y tener un mayor control para la próxima vez.

  • - Se recomienda no tomar ningún líquido antes de ir a dormir. Lo último que querrás es despertarte de un sueño lúcido solo porque te dieron ganas de ir al baño.

  • - Si sientes que tu sueño lucido se pone feo, para  salir de esa situación, cierra los ojos un momento durante el sueño, luego oblígate abrirlos, repítelo una y otra vez hasta despertar.

  • - Si  tu sueño lucido se está yendo de tus manos, también  puedes optar por gritar a viva voz lo que quieres que suceda a continuación hasta que recuperes el control o suceda eso que deseas.


Advertencias:

En algunas ocaciones, los sueños lúcidos pueden producir parálisis del sueño, en el cual estás consciente, pero no tienes la capacidad de mover los músculos.

No es perjudicial, pero sí puede dar miedo, porque suele venir acompañado de una sensación de que te vibra el cuerpo o alucinaciones, que en su mayoría es una presencia extraña en la habitación.

Algunos músculos suelen estar menos afectados que otros, así que procura mover los dedos de los pies y mantén la calma, en lo personal, siempre me ha funcionado mover bruscamente el pie izquierdo para librarme de la parálisis de sueño.

El miedo solo lo sentirás la primera vez, debido a que es algo desconocido para ti y es normal asustarse, si te vuelve a dar otra parálisis de sueño, recuerda que es algo normal y perderás el miedo. De todas formas es un pequeño riesgo que vale la pena correr.

Y tú, ¿Alguna vez has tenido un sueño lúcido? ¿Recuerdas cómo era y qué hiciste?