12 Anécdotas de personas sobre “la primera cita” con los padres de sus parejas


Conocer a los padres de tu pareja siempre es un asunto bastante delicado. Como suele decirse, la primera impresión es lo que cuenta, y de ahí surge la preocupación por gustar y caerle bien a la familia política. Muchas veces, ese afán por encajar en los primeros encuentros da lugar a situaciones complicadas e incómodas que, con el tiempo, se convierten en divertidas anécdotas dignas de ser contadas a todo el mundo.

Fue una de las primeras interacciones con el padre de mi exnovia. Tuvo lugar en un centro comercial cuando él fue a buscarnos. Estábamos sentados en un banco cercano a la entrada esperándolo, y él llegó poco después y se sentó a nuestro lado. Yo, casualmente, tenía mi brazo alrededor de ella, y estaba acariciando con los dedos lo que en ese momento pensé que era su suéter. Ella se puso de pie, y pasaron unos segundos antes de que me diera cuenta de que aún estaba tocando algo suave que, obviamente, no era su ropa. Eché un vistazo y me di cuenta de que lo que había estado acariciando todo el tiempo era el nudillo peludo del padre de mi novia. Su cara estaba tan blanca como una sábana. aerop1ane
Cuando mi exnovio aún era mi pareja y fue a cenar a mi casa por primera vez, mi padre le dijo que lo acompañara afuera para tener “una charla”. Él me miró con nerviosismo, y todo lo que pude hacer fue encogerme de hombros y sonreírle. No tenía ni idea de lo que mi papá estaba planeando. Salieron y yo me quedé hablando con mi madre. No pasó ni un minuto cuando escuchamos gritos. Corrí hacia la puerta y la abrí aterrorizada, preguntándome qué demonios estaba pasando. Resulta que mi padre le había dicho a mi ex que esperara en el porche mientras se alejaba a veinte pies de distancia, metía la mano en la nieve, hacía una bola y decía: ¡ahora luchemos!, comenzando una épica batalla. 9a0k7girl



Salí con una chica en la escuela secundaria. La primera vez que me encontré con sus padres, fui a buscarla para ver una película o algo así. Toqué el timbre de su casa (era el año 1998, antes de que todo el mundo tuviera teléfonos móviles), y su padre me abrió la puerta con una escopeta en la mano. Luego comenzó una conversación amistosa conmigo: “Hola, debes ser Mike, encantado de conocerte. Mi hija me ha hablado mucho de ti. Ella bajará en un minuto, ¿por qué no tomas asiento?”. Y dijo todo eso con el arma de calibre 10 sobre su hombro. Después me enteré de que estaba limpiando la escopeta justo cuando llegué (esa era una gran zona de caza). Él vio la oportunidad de divertirse con el novio de su hija y decidió aprovecharla. MikeOfThePalace
Conocí a mis futuros suegros cuando tenía 20 años y salía con su hija de 17. La primera noche que fui a cenar a su casa, su padrastro no dejaba de mirarme de manera asesina. Al parecer, a mi futura suegra le pareció gracioso decirle que yo tenía 28 años antes de que llegara. Me alegré mucho de que no tuviera una escopeta cargada a mano. Nagrim
Era una de las primeras veces que interactuaba con mi exsuegra. Era mi cumpleaños y quería salir a cenar algo delicioso. Podíamos haber ido al restaurante Sheetz, por ejemplo, pero la mujer estaba decidida a preparar la cena para nosotros. Nos sentamos a ver un programa que no me gustaba, y a jugar a un juego que no me interesaba. Después de dos horas nos dijo que el horno había dejado de funcionar y que estaba haciendo pollo en el microondas. Pero poco después, también ese artefacto dejó de funcionar. Ella comenzó a llorar y yo terminé cenando botanas el día de mi cumpleaños. SneezyMagee



Mi novia le dijo a su familia que yo era malísimo recordando nombres, lo que es cierto. Entonces, su madre hizo etiquetas, y cuando llegamos a su casa todos tenían la suya, incluida mi pareja. Lo mejor de todo fue que poco después... me dieron una a mí también. CSec064
Este fue el despreciable gesto de mi exnovio: una tarde, dos días después de empezar a salir, me llevó a su casa para conocer a sus padres. Todos nos quedamos conversando en la sala de estar, excepto él, quien se levantó diciendo que estaba cansado y se fue a su habitación a dormir una siesta. Me dejó plantada todo el tiempo en el sofá con sus padres. Dos horas y media insoportablemente incómodas. Maldición. mee777
Hace poco menos de cinco años, después de nuestra primera cita, acompañé a mi novia a su casa. Cuando llegamos, su madre tenía el teléfono en la mano y estaba lista para llamar al 911. Me exigió que le dijera mi nombre y mi número de teléfono, así que eso hice. Fue una situación ridícula, sorprendente y fuera de lugar. Soy una persona responsable, fácil de tratar, y solo esperaba causar una buena impresión en los padres de la chica. En cambio, ellos me recibieron con animadversión extrema. Ahora mi relación con ellos es buena. srgisme
Mi esposa no le dijo a su madre que estaba saliendo conmigo, y no me informó sobre ese hecho tampoco. Me subí a un avión, planeando quedarme en su casa, conocer a su familia e ir al parque acuático juntos. Estaba a unos cinco minutos de su casa cuando confesó todo. Creo que tuve un ataque de pánico en ese momento. JCarnacki



Conocí a una chica e intercambiamos números de teléfono. Soy socialmente torpe y muy vergonzoso, así que estaba ilusionado por eso. La llamé al día siguiente y decidimos ir a una discoteca. Después de un rato, tanto ella como yo estábamos muy ebrios. A la mañana siguiente, cuando me desperté, me di cuenta de que estaba en su cama. Mientras huía de la casa me encontré con su padre, quien me miró con ojos de querer matarme. Lo saludé y salí corriendo de allí. Más tarde me enteré de que ella me había pedido mi número de teléfono solo por una apuesta, pero continuamos saliendo tres años más. register_already
Una noche, bastante tarde, un chico me invitó a su casa por primera vez. No fuimos nada silenciosos, y por la mañana él se vistió y me dijo que me esperaba en la cocina, que iba a empezar a hacer el desayuno. Cuando bajé, vi que allí... ¡estaba su madre! Yo no sabía que vivía con ella, ni qué tan cerca estaban sus habitaciones. Tampoco sabía si ella siquiera estaba al tanto de que yo estaba en la casa. Comí rápido y me fui. FamousResident
La madre del chico siempre me llamaba por el nombre de su novia anterior. No importaba cuántas veces le dijera: “No me llamo así, soy Fifí”, ella seguía equivocándose. La última vez que la corregí, la mujer simplemente dijo: “Oh, bueno, no tiene sentido que me aprenda tu nombre, no estarás aquí demasiado tiempo...”. Y lo peor de todo es que tenía razón. fifi_la_fleuf
¿Qué hay de ti? ¿Tienes alguna anécdota interesante sobre tu primer encuentro con tu familia política?


Fuente:genial.guru