11 Formas de detectar a un mentiroso mirándolo no más de un minuto


Según las estadísticas, alrededor del 90% de la información que recibimos se basa en los gestos de la persona que habla. Inconscientemente, leemos la posición del cuerpo del interlocutor, adivinamos por el timbre de la voz sobre su estado de ánimo, y somos capaces con cierto grado de seguridad de comprender que la persona con la que estamos hablando nos miente solo por sus gestos.


1. Abren bien los ojos

Los psicólogos dicen que los mentirosos no pueden mantener un largo contacto visual. Sin embargo, si una persona miente deliberadamente y quiere defender su mentira por todos los medios, intentará mirar al interlocutor directamente a los ojos para crear un entorno de confianza.

La característica distintiva es una fuerte tensión en los músculos de los ojos, que surge porque una persona trata de superar su deseo de mirar hacia otro lado. Debido a esto, a menudo se ve que el mentiroso abre bien los ojos.

2. Endereza los hombros y levanta la barbilla
Si una persona de repente endereza o levanta los hombros cuando cuenta algo, habla de su incertidumbre interna en relación a sus palabras. Lo mismo se aplica a la posición de la cabeza: al levantar el mentón, una persona trata de darle más peso a sus palabras de manera intuitiva y así aparentar más autoridad.

3. Lame o muerde sus labios

Los oficiales de policía llaman a este efecto “algodón en la boca”. A una persona que tiene que mentir con cada minuto que pasa se le hace más difícil hablar, porque se le seca la boca. Esto se explica fácilmente: bajo estrés, el sistema nervioso autónomo reduce la salivación. Si le ofreces agua a esta persona, lo más probable es que beba a grandes tragos.

4. Limita sus propios movimientos
Se sabe que los gestos inquietos, o que una persona juegue con sus manos y con algunas cosas insignificantes, pueden indicar que una persona está callando algunas cosas. Lo contrario también es cierto: al conocer tales manifestaciones de una mentira, una persona puede restringirse conscientemente en sus movimientos y tratar de mantener la inmovilidad.

5. Te apunta con su dedo índice

Señalar con el dedo es considerado uno de los gestos más agresivos. Si una persona responde a una pregunta de esta manera, trata de desviar la atención. Este es un signo de enojo y defensa fuerte. De esta manera el mentiroso convence al acusador de su propia culpabilidad.

6. Inclina su cabeza hacia un lado
Charles Darwin notó que las personas (como los animales) inclinan la cabeza hacia un lado si tienen un interés repentino y palpitante en algo. Tratando de ganar tiempo para buscar una respuesta a una pregunta incómoda, una persona puede fingir un interés en el interlocutor con la ayuda de este movimiento para ocultar las verdaderas intenciones. El que hizo la pregunta va a leer este gesto subconscientemente y será más leal al mentiroso.

7. Se rasca el cuello

El cuello es una de las áreas poco protegidas de nuestro cuerpo. Sintiendo un peligro, muchas personas pueden comenzar a tirar del cuello de la camisa (especialmente si está apretado y le cuesta respirar). Tal gesto se explica por el deseo de sacar la mentira y sentirse libre.

Rascarse el cuello no es el movimiento menos común. Por lo general, parece que una persona piensa en tu pregunta. En lenguaje de señas, esto significa literalmente: “No creo estar de acuerdo contigo”.


8. Cubre las partes vulnerables del cuerpo

Pecho, abdomen, partes íntimas: estas son las partes del cuerpo que una persona trata de cubrir cuando se siente preocupada. Hay una explicación fisiológica para este gesto: el sistema vegetativo bajo estrés (y la mentira es siempre estrés) da una señal a la contracción de los músculos abdominales, y esto puede incluso causar espasmos dolorosos.

9. Se apoya sobre los objetos firmes
Cuando una persona miente, inconscientemente se siente vulnerable y trata de fortalecer su posición de todas las formas posibles, incluso físicamente. Puede apoyarse sobre una pared, mesa, silla o cualquier otra superficie dura, lo que le ayuda a convencerse de su propia seguridad.

Este comportamiento es más que natural: incluso en la infancia, aprendemos una verdad simple. Para evitar una situación peligrosa, debemos escondernos en algún lugar.

10. Se embellece con agitación

En primer lugar, tal comportamiento es peculiar de las chicas: ordenan su cabello, borran los cosméticos que no existen en las esquinas de sus ojos o se acomodan la ropa. Esto ayuda a lograr la paz interior, distrayéndose de las amenazas externas.

11. Se aleja un poco del interlocutor
Cuando hablamos con una persona podemos no mirarle la cara, pero nuestro cuerpo siempre estará dirigido hacia él. Esto sugiere que estamos abiertos a la comunicación. Si una persona gira un poco hacia otro lado, puede intentar, inconscientemente, quitar del campo visual el objeto que le causa incomodidad.

Bono: qué hacer si no ves al interlocutor y hablas con él por teléfono
Los mentirosos a menudo tragan los finales de las frases y hablan con voz ronca. Cuanto más ronca es la voz, más tendemos a creerla. Una persona que quiere mentir puede bajar consciente o inconscientemente el timbre de la voz. Así es como se manifiesta la compensación: una mentira que no tiene base se compensa con un tono duro y ronco.

En los finales de las frases, un mentiroso traga o habla en voz baja. Esto se debe a las peculiaridades de la respiración: la necesidad de engañar excita a una persona, su respiración se detiene y simplemente no hay suficiente aire para completar la frase con claridad.

¿Tienes tus propias maneras de determinar si una persona está mintiendo o diciendo la verdad?




Fuente:genial.guru