9 Trucos inteligentes para arreglar zapatos y ropa arruinados

Si alguna vez has estado en una situación en donde repentinamente descubres una mancha café en una prenda de diseñador que te ha costado más de 200 USD, o si te diste cuenta de que no puedes usar esos jeans que tanto te gustan debido a una cremallera rota, entonces sabes lo que se siente estar frustrado. Pero calma, ¡ya no te angusties! Los trucos y consejos a continuación te pueden ayudar a arreglar tu ropa y calzado dañados, esos que pensaste que estaban arruinados para siempre.

1. Arregla la cremallera rota de un lado del riel
Arreglar un cierre o cremallera que se salió de su riel es muy fácil. Todo lo que necesitas son tijeras, hilo y una aguja.

Mueve el broche del cierre hacia abajo.
Haz un pequeño corte entre 2 dientes de la cremallera.
Desliza el broche en el otro lado y muévelo hacia arriba.
Haz unos puntos de costura justo arriba del corte, para evitar que el broche se salga por allí.

2. Olores fuertes
El vodka es muy bueno para eliminar los malos olores de tu ropa favorita.

Vierte un poco de vodka en una botella con rociador.
Por el artículo que necesitas limpiar en un gancho para ropa y cuélgalo.
Rocía el articulo suavemente, pero no lo mojes demasiado.
Espera hasta que el vodka se evapore.
Eso es todo, así de fácil. Un consejo: no diluyas la bebida, úsala tal y como está.

3. Manchas de moho en botas de cuero
Necesitas un cepillo de dientes suave o una esponja, agua y vinagre.
Remueve el polvo visible.
Sumerge la esponja o el cepillo de dientes suave en la mezcla previamente hecha con cantidades iguales de vinagre y agua.
Limpia suavemente las áreas afectadas.
Deja secar los zapatos bajo el sol.
Solo recuerda que el moho puede dañar tu salud, por lo que realizar la limpieza en un lugar abierto será la mejor opción para no respirar el polvo que liberarás. Cúbrete con una máscara quirúrgica si quieres seguridad extra.

4. Haz que los zapatos de cuero recuperen su brillo

Puedes hacer que tus zapatos de cuero vuelvan a brillar con un poco de líquido limpiacristales, 2 piezas de tela suave y un viejo cepillo de dientes.

Rocía uno de los pedazos de tela con el líquido limpiacristales.
Frota suavemente el paño en tu zapato para limpiar cualquier suciedad.
Usa el cepillo de dientes para limpiar alrededor de las puntas o en los lugares que no puedas alcanzar con el pedazo de tela.
Toma el otro paño seco y limpia el zapato para quitar el exceso de líquido.
Repite el proceso si es necesario.
Ten en cuenta que este producto puede dañar un poco el cuero o la piel, así que primero haz una prueba en el lado interior del zapato para asegurarte de que este no se manchará.

5. Repara el aro de tu brasier

Para arreglar un aro que se ha salido de la copa de tu brasier, necesitarás un trozo de piel de topo, pegamento y tijeras.
Devuelve el aro a su lugar de origen (dentro de la copa).
Corta un pedazo de la tela, agrégale pegamento y cubre con ella el agujero.
Presiona con los dedos para cerrar bien.
Eso es todo, así de fácil. El calor de tu cuerpo hará que el pegamento se adhiera aún más a la tela.

6. Remueve la pintura vieja de tu ropa preferida
Todo lo que necesitas es laca para el cabello y un cepillo duro.
Rocía la zona pintada con la laca para el cabello hasta que se vea completamente mojada.
Espera unos minutos.
Cepilla o frota con una toallita.
Notarás que la pintura vieja empieza a salir de la tela.
Una vez que hayas retirado todos los restos de pintura, lava el artículo. Esto descompondrá los residuos que hayan quedado en la prenda, facilitando su eliminación definitiva.
7. Arregla agujeros en la ropa tejida

Necesitas una aguja e hilo del mismo color de la prenda.

Comienza del lado del revés del artículo.
Toma el punto que se haya salido del tejido con la aguja.
Toma el punto en el lado opuesto del agujero y empieza a juntarlos.
Continúa cosiendo de un lado hacia el otro hasta cubras todas las partes del hoyo.
8. Cómo arreglar una cremallera que se abre

Si al cierre no le faltan dientes, es probable que el problema esté en el broche que se desliza en la cremallera. Este se puede soltar con el tiempo, llegando el momento en el que ya no puede sujetar la cremallera. Para solucionar este problema necesitarás unas tenazas y una toalla de papel.

Mueve el broche a la parte más alejada de la apertura.
Mueve ambos lados de la cremallera lo más lejos que se pueda el uno del otro.
Cubre el broche deslizante con una toalla de papel para evitar daños.
Aprieta el broche con las tenazas de manera que cierre, pero no uses demasiada presión porque podrías romperlo.
Después de eso, verifica si el problema se solucionó, y repite el procedimiento si es necesario.
9. Elimina las manchas de óxido de la ropa

Si tienes algo de óxido en la ropa, es posible removerlo con sal y vinagre blanco, o un poco de jugo de limón.

Mezcla la misma cantidad de sal y vinagre banco o jugo de limón.
Coloca la solución preparada directamente sobre la mancha.
Espera por 30 minutos para que haga efecto.
Coloca la prenda bajo el sol para que la mancha comience a desvanecerse.
Lava como de costumbre.
Las manchas de óxido pueden ser las más obstinadas y es posible que tengas que repetir el procedimiento varias veces. Si después eso todavía puedes ver algunos restos de suciedad, coloca la prenda con la mezcla sobre agua hirviendo para acelerar el proceso antes de ponerla bajo la luz solar.

Fuente:genial.guru